lunes, 28 de enero de 2013

Contra un silencio de piedra se estrella Museo de Ciudad Bolívar


Era voz populus que el Director de Cultura de la Gobernación del Estado para el 2009, Néstor Bolívar, le daba la espalda a los Museos de Ciudad Bolívar, entre ellos por supuesto, al Museo de Arte en la casa del Correo del Orinoco como lo evidencia una de las tantas cartas enviadas, vale decir, la del 14 de enero 2005, que jamás tuvo respuesta.
            En esa carta se le planteaba la necesidad de darle continuidad  al Concurso Salón en talla del Azabache y para su mejor orientación se le enviaba los catálogos del primero y segundo concursos de los años  2002 y 2003 que promocionó el Museo de Ciudad Bolívar en la casa del Correo del Orinoco.
            Así mismo se le planteaba que “…este año 2005, como consecuencia del fallecimiento en mayo de 2004 de Rafael Pineda, fundador de esta institución, quien legó al Museo su patrimonio artístico y como una forma de integrar dicho patrimonio a la colección del museo, será presentada a mediados de mayo-junio, la muestra “La Colección Rafael Pineda en el Museo de Ciudad Bolívar en la casa del Correo del Orinoco”, es decir, una forma de homenajear a quien tanto trabajó por el desarrollo de la cultura  en Venezuela.
            “Así mismo, el Museo tiene previsto promover la III edición del Concurso-Salón en talla de azabache, cuyo propósito es contribuir a la renovación conceptual y formal de los diseños en su mayoría estereotipados, que afectan a la talla de azabache, como ha venido realizando hasta el presente, lo que podría definirse como el “estilo buda” y el “estilo manito”
            “Para cumplir con estas y otras actividades, el Museo como fue visto por usted y el señor representante de la Oficina del Patrimonio, urge de algún trabajo de restauración  en las instalaciones, entre los que se destacan la impermeabilización, la renovación de marcos de madera en dos puertas, el frisado de zonas puntuales en las paredes y la donación de un aire acondicionado y deshumificador que permita conservar en óptimas condiciones las obras de arte en depósito.
            Quince días después la Asociación Amigos del Museo le envió una carta a la ciudadano Ovanis Aguirre, directora de administración y finanzas del Ejecutivo Regional anexándole presupuesto presentado por el carpintero Hernán Velásquez para los trabajos de reparación de los marcos de las puertas, pero tampoco obtuvo respuesta.
            En septiembre de 2005, la directora del Museo, señora Marlene Wulff de Aguirre, le envió carta al señor Sergio Hernández, director de servicios generales del Ejecutivo regional pidiéndole colaboración para reparar los canales de desagüe que bajan del techo de la Casa del Correo del Orinoco, daños gravemente por los incursionadotes nocturnos que desde meses pasados vienen sustrayendo piezas de la colección de arte del museo.  Tampoco se obtuvo respuesta.
            El 3 de mayo de 2006, la Asociación Amigos del Museo envió una carta al Gobernador Francisco Rangel Gómez, con copia al Secretario de gobierno Teodardo Porras, dando cuenta de las comunicaciones anteriores y planteándole por enésima vez el estado progresivo de deterioro de la Casa Correo del Orinoco, de las filtraciones en tiempos de lluvia por falta de una capa asfáltica en el techo y otras calamidades, sin embargo, tampoco se obtuvo respuesta en ninguna forma.
            El 27 de abril de 2007, la directora del Museo, Marlene Wulff de Aguirre, vuelve a la carga.  Esta vez se dirige al abogado Sabino Pérez, Director de Patrimonio Cultural y Centros Históricos, insistiendo una vez más sobre la obligación que tiene el Estado de velar por la protección y restauración de los inmuebles del casco histórico de Ciudad Bolívar, particularmente de la Casa donde se editó el Correo del Orinoco, hebdomadario de los patriotas que lucharon por nuestra independencia, pero contra un silencio de piedra vuelve a estrellarse quienes todavía se preocupan por los valores histórico, arquitectónicos, culturales, ambientales y tradicionales de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada